La huida de la empresa deja sin el arbolado exigido por Cultura un espacio que desde el PP reivindican que se integre paisajísticamente, tal y como estaba previsto